martes, 4 de junio de 2013




Los detalles marcan la diferencia, en confección y en la vida en general. Por eso, es muy importante ser cuidadoso y hacer las cosas tranquilamente. Esto es algo que yo he ido aprendiendo a la fuerza pero al final creo que se me ha metido en la cabeza, eso sí, a veces me despisto. 
Cuando nos disponemos a cortar una tela es muy importante prepararla. El primer paso es planchar la tela al vapor (siempre y cuando sea una tela que se pueda planchar) así conseguimos alisarla lo que nos facilitará luego colocar correctamente el papel de patrón. Además, hay algunas telas que al contacto con el agua encogen. 

Si la tela es de cuadros, rayas o algún otro estampado que se repita es necesario casar los bordes de la tela para que nos coincidan. Cuando los bordes no casan hace un efecto en los laterales bastante feo y se nota mucho. 


Por eso debemos colocar alfileres sujetando el estampado de ambos extremos haciéndolo coincidir: 
Una vez tengamos preparada la tela podremos ir colocando el patrón encima. Hay que tener en cuenta que queremos que nos case el estampado en los laterales. Para conseguirlo tenemos que tener cuidado de que ambas piezas del patrón empiecen a la misma altura.

Ahora ya estamos preparados para cortar!

2 comentarios:

  1. Uf!! Para mi palabras mayores..... pero todo se andará

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo se andará, claro que si! intimida pero luego merece la pena :)

      Eliminar