miércoles, 27 de marzo de 2013


Ayer fue uno de esos días que es mejor dejar correr. En mi caso meterme en la cama y ver Las chicas Gilmore es la manera de pasarlos... Cuando no se puede es mejor ni intentarlo porque como el día se cruce por muchos intentos que haga lo más probables es que acabe estropeando algo. Pero no todo iba a ser procrastinar y ver Las chicas Gilmore también aproveche el día para hacer listas (que meten miedo) sobre todo lo que me propongo hacer en estas semanas y para comprar estos ovillos de algodón tan primaverales que van a quedar genial decorando las paredes de mi taller. De estas semanas no pasa que el taller esté acabado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario