martes, 14 de mayo de 2013

Cuando empecé a aprender a coser me obligaban a antes de hacer las piezas en la tela desarrollar un prototipo de prueba en lienzo moreno. De esta manera todas las modificaciones y pruebas las sufriría el prototipo (pobre...) y no la tela. 
Por aquella época esperaba ansiosa terminar el prototipo (como odiaba el lienzo moreno!) y sacar la tela "buena". Luego, poco a poco dejé de hacer prototipos y empecé directamente a trabajar con las telas. Es cierto que un buen patrón es parte fundamental para realizar una buena prenda. Y cada vez adquiere mayor sentido dedicar tiempo a hacer un prototipo detallado, a veces servirá con papel y otras sin embargo será mejor recurrir al lienzo moreno (sobretodo para asegurarnos de cómo quedan los detalles de confección).
Nada como el tiempo y la experiencia para que cada uno vaya sacando sus propias conclusiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario